Niños en el servicio de psicomotricidad infantil

El Centro de Daño Cerebral y Neurociencias Miguel Domínguez dispone en sus instalaciones de Poio de una sala específicamente destinada a la potenciación del nuevo servicio de psicomotricidad, una prestación en muchos casos complementaria a tratamientos de patologías que implican problemas con funciones motoras o de coordinación.

El servicio se suma a otras importantes dotaciones que el GHMD concentró en este centro con destino a pacientes pediátricos, como el Lokomat, un moderno equipo que facilita los entrenamientos de un patrón de marcha asistida y que es uno de los pocos existentes en España habilitado para asistencia pediátrica, o la Unidad de Atención Temprana para niños y adolescentes con alguna disfunción neurológica, que se inauguró la pasada primavera.

Al frente de la nueva área asistencial se encuentra la fisioterapeuta pediátrica Lorena Novoa Suárez, técnico en Psicomotricidad y especialista en Desarrollo Cognitivo, Sensorial, Motor y Psicomotor en la Infancia. Ella diseña todo tipo de circuitos y programas de actividades para niños desde los 2 años tanto para trabajar la psicomotricidad fina, es decir, destreza manual, pinza, propiocepción y discriminación manual, como la gruesa, con acciones de coordinación, equilibrio o respiración, destinadas ambas a favorecer el desarrollo general psicomotor y tratar diversas discapacidades neuromotrices.