Pablo Rivas en consultaEl Centro de Rehabilitación y Fisioterapia Miguel Domínguez se sigue consolidando como una referencia en la comunidad para la recuperación de deportistas profesionales afectados por algún tipo de lesión. El defensa del Arosa SC Pablo Rivas ha sido el último de una larga lista de deportistas gallegos en sumarse a un tratamiento de recuperación en el centro pontevedrés, por el que han pasado más de una treintena de competidores en distintas disciplinas en estos últimos meses y en el que se atiende a una media de 250-300 personas al día.

Rivas se recupera de una operación en el menisco realizada la pasada semana. Otros compañeros de su equipo también han confiado en el personal del GHMD para sus tratamientos, como Adrián Camiño, al que se le practicó una plastia en el ligamento cruzado anterior; Nando, por una lesión muscular, y Quique Cubas, por una fisura en el peroné.

Buena parte de la plantilla del Pontevedra CF ha pasado también por la Unidad del Deporte del Centro de Rehabilitación y Fisioterapia, que atiende a alrededor de 30 personas diarias, durante los últimos meses. Junto a Tubo, que actualmente trabaja para curar su rotura parcial del ligamento cruzado anterior, asistieron a sesiones de recuperación Benja, afectado por una pugalgia; Santi Domínguez, por un problema articular en el tobillo; Pablo Lede, por una rotura de fibras; Tomás Abelleira, que fue operado de una lesión de menisco, y Caco, por una dolencia en los isquiotibiales.

Anita, del Poio Pescamar, acudió tras su operación de menisco, y varias de sus compañeras, como Cecilia, Silvia o Paloma, para tratar otros problemas menores.

Asimismo, las plantillas al completo de estos dos equipos, Pontevedra CF y Poio Pescamar, ya estuvieron en el centro el pasado mes de julio para pasar un exhaustivo reconocimiento médico de cara a la preparación para el inicio de la pretemporada.

Futbolistas de otros puntos de España, como Tachi, del Boiro y ex del Compostela y que se recupera actualmente de una lesión en el tendón de Aquiles, o Pepe Aicart del CD Leganés, al que se trató por una calcificación en el cuádriceps, se desplazaron hasta Pontevedra para recuperarse de sus lesiones. E incluso jugadores de Arabia Saudí, como Osman, o del Austria Viena, como Iván Carril, ex del Pontevedra, optaron por la Unidad del Deporte del GHMD para superar sus lesiones de menisco y espolón calcáneo, respectivamente.

Practicantes de otras disciplinas deportivas, como la natación, encuentran también en el GHMD los recursos necesarios para recuperarse de forma óptima para sus entrenamientos. Es el caso de la nadadora olímpica Beatriz Gómez Cortés o de Alba Quiroga, del equipo de sincronizada.

Asimismo, la jugadora de rugby Vanesa Rodríguez se trató por una fascitis plantar; Manuel Pombo, del Teucro, por un problema en el menisco, o Nerea Bouzón, del Sar de Redondela, por una lesión en el ligamento cruzado anterior.

También lo hicieron destacados representantes de otros deportes como el remo (Manu Fontán), piragüismo (Ricardo Fernández), triatlón (Miguel Ángel Cogolludo) o lucha (Pedro Castromil), entre muchos otros.