En concreto, el ratón está diseñado para desarrollar de manera progresiva una enfermedad cardiovascular del mismo modo que ocurre en los seres humanos, reproduciendo los defectos fisiológicos y patológicos observados en pacientes afectados de hipertensión y las disfunciones derivadas de la misma como son defectos cardiovasculares y renales.
Fuente: