"Los gliomas de bajo grado son unos tumores cerebrales que tienen una evolución lenta pero que si no se operan se convierten en tumores malignos. Los síntomas más frecuentes que muestran su presencia son las crisis epilépticas. El tratamiento más adecuado para esta clase de tumores es la cirugía cerebral con el paciente despierto debido a que su ubicación más frecuente son las áreas del cerebro destinadas al habla", ha afirmado el doctor Santiago Gil RoblesEste enlace se abrirá en una ventana nueva, del servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, que ha está celebrando hoy el la jornada Glioma de bajo grado, en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

neurocirugia_paciente_despierto

El Dr. Santiago Gil Robles en un momento de la estimulación cerebral.


Los gliomas de bajo grado afectan con más frecuencia a pacientes entre 35 y 45 años. Para evitar se conversión en tumores malignos es necesario operarlos. Estas intervenciones cerebrales pueden afectar a zonas tan importantes del cerebro como las dedicadas al habla, por eso la cirugía cerebral se realiza con el paciente despierto. "Estas intervenciones consisten siguen la siguiente secuencia: se anestesia al paciente y se accede al cerebro a través de la extracción de la tapa del cráneo. Una vez con el cráneo accesible se mapea y se localiza la fona afectada. En este momento se despierta al paciente que permanece en vigilia mientras se opera. Durante todo este proceso un logopeda realiza preguntas secuenciales al paciente para valorar su capacidad de habla. Gracias a la intervención con el paciente despierto se puede extraer el tumor sin afectar a ninguna función superior del cerebro".


La jornada ha reunido a neurocirujanos de toda España que han debatido sobre el uso de resonancia magnética para localizar estos tumores, las evaluaciones pre y post quirúrgicas, el tratamiento de pacientes bilingües o cómo debe ser la monitorización intraoperatoria.