La cirugía guiada se basa en la aplicación de las técnicas de diseño en tres dimensiones y permite la planificación por ordenador de las intervenciones, que pueden aplicarse en el paciente gracias a la utilización de guías quirúrgicas. "Esta técnica permite la colocación de implantes dentales en casos extremos y muy complejos, por ejemplo, en los que hay que colocar el implante muy cerca del nervio dentario o en el interior de la mandíbula", explica el doctor Julio AceroEste enlace se abrirá en una ventana nueva, jefe del servicio de Cirugía Maxilofacial del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid y director de la IV Jornada de actualización en Implantología, que se celebra hoy y mañana en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

El principal problema al realizar un implante dental es la falta de hueso del paciente. "Éste debe ser adecuado para colocar el implante y para que soporte la prótesis. En los casos en los que existe falta de hueso existen técnicas para colocar el implante de forma correcta, como el injerto óseo, muy útil en el relleno de los senos maxilares", explica el doctor Acero. También existen implantes especiales, como los que se anclan en los huesos de los pómulos -denominados implantes cigomáticos- que ayudan mucho en casos complejos, así como técnicas como la transposición de nervios.

En opinión del doctor julio Acero, el futuro - que ya poco a poco se está convirtiendo en presente- será el desarrollo de nuevos biomateriales para facilitar la colocación de implantes en pacientes con pérdida franca de hueso, y la utilización de células madre y la ingeniería de tejidos, en los que ya está investigando.