Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Cuando no comer fruta

Existen muchos mitos en torno a la fruta, cuando tomarla, cuando no conviene, incluso existen dichos que aconsejan no mezclar con algunos alimentos o con algunos nutrientes. Con el auge de las dietas y sobre todo las dietas disociativas, empezó a propagarse la idea de que lo conveniente era comerla en ayunas o bien entre horas, y que hacerlo para culminar una comida no solo boicoteaba nuestra dieta, sino que además, no aprovechábamos sus propiedades nutricionales, cosa que es totalmente erronea..

frutafruta

No siempre se ha tomado la fruta como postre, el postre tiene su origen en la Antigua Roma, la palabra postre proviene del latín posterum y está a su vez de la palabra post que significa detrás, después; de ahí que el postre sea el plato que se tome después del resto de las comidas.

Los postres se consumirían en cada cambio de plato. Es decir, después del primer plato salado iría un postre y después del segundo, otro y era muy habitual que se compusieran de fruta, bizcochos o panes con levadura y miel.

La fruta ayudaba por tanto a las digestiones de los festines, lo que se denominaba secundae mensae.

Lo importante es que no dejemos de consumir fruta, si no tenemos ninguna contraindicación y que la consumamos a lo largo del día, cuando nos apetezca para aprovecharnos de sus vitaminas y minerales.