Dr. Rodrigo MedinaEl Hospital Miguel Domínguez acogió con éxito la primera implantación de un marcapasos resincronizador que se realiza en la ciudad de Pontevedra. Se trata de un dispositivo específico para pacientes con miocardiopatía dilatada cuya utilización se remonta a algo más de una década a nivel mundial.

La operación fue ejecutada por un equipo dirigido por el doctor Rodrigo Medina, que contó con la colaboración del cardiólogo Luis Martínez Sande del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, un centro ya experimentado en este tipo de intervenciones.

La principal complejidad de la implantación radica en que el dispositivo se conecta al corazón a través de tres cables, y no uno o dos como los marcapasos más convencionales. Además, el tercero de estos electrodos alcanza el seno coronario con el fin de estimular el ventrículo izquierdo, en un punto de muy difícil acceso.

El Hospital Miguel Domínguez ya fue pionero en Pontevedra en la colocación de marcapasos desfibriladores hace algunos años. Estos dispositivos intervienen cada vez que detectan una arritmia o taquicardia ventricular, generando un impulso eléctrico que normaliza el latido del corazón. El marcapasos implantado ahora por el equipo del doctor Rodrigo Medina incorpora a la función desfibriladora la de resincronización, que permite mejorar el bombeo en caso de mal funcionamiento por dilatación y debilitamiento.

La intervención fue realizada el pasado 26 de junio. El paciente fue un varón de 72 años con antecedentes de cardiopatía isquémica, episodios de angina y enfermedad coronaria multivaso. Un tercio de las personas sometidas a este tipo de operaciones no responden finalmente de forma positiva al nuevo marcapasos. En este caso, afortunadamente, sí hubo respuesta positiva y el enfermo ya va notando mejoría.