Era una de las presencias imprescindibles en La Granda, y para recordarle, se celebró un encuentro que ocupó el viernes y parte del sábado, aprovechando la presencia del bioquímico Santiago Grisolía, que coincidiría en una etapa con el genial colungués.
Fuente: La Voz de Asturias