El espacio adecuado para dormir debe estar libre de ruido, con una temperatura agradable. Debe acostarse siempre en su cuna, porque criar significa formar individuos y en este aspecto el pequeño empezará a ser independiente. "Durante el primer año de vida, el niño aprende varios hábitos. El de comer y el de dormir correctamente son dos de los más importantes. Los niños aprenden según las normas sociales que les rodean", asegura un estudio titulado 'El insomnio infantil por hábitos incorrectos', publicado por el Hospital General de Cataluña (España).
Fuente: eltiempo.com