Asimismo, estos equipos sanitarios atendieron algunos casos especiales, sobre todo por tratarse de menores, como el de un niño de 13 años, diabético, por intoxicación etílica, motivo por el que tuvo que quedar ingresado en la UCI de la clínica Clideba con hiperglucemia, inconscientes y sin respuesta a estímulos.
Fuente: El Periódico de Extremadura