Barcelona y su área metropolitana no están preparadas, ni de lejos, para afrontar las consecuencias de un temporal como el de ayer. La nieve bloqueo las infraestructuras viarias, lo que, a su vez, desencadenó un efecto dominó que colapsó los accesos a los grades hospitales de Barcelona y a los centros educativos, y obligó a montar improvisados planes de emergencia. Los hospitales más afectados fueron los de Can Ruti en Badalona y el General de Catalunya en Sant Cugat, donde el personal sanitario y familiares de durmieron en sus instalaciones porque las quitanieves no daban abasto. Otros dos, Vall d'Hebron y Josep Trueta de Girona tuvieron cerrados sus accesos parte de la tarde. Los cuatro han suspendido hoy las consultas externas y las pruebas no urgentes.
Fuente: El Pais.com