Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Cómo cuidar nuestra microbiota

El término microbiota hace mención a la comunidad de microorganismos reunidos en un lugar determinado. La superficie de la piel y las mucosas, como las de la nariz, boca o tracto intestinal están densamente pobladas de microorganismo.

Factores que pueden alterar el equilibrio de la microbiota intestinal.

microbiotamicrobiota

  • Mala gestión del estrés
  • Sedentarismo
  • Hábitos tóxicos: consumo de tabaco, alcohol
  • Edulcorantes
  • Consumo de refrescos
  • Trastornos del sistema digestivo o inmunológico
  • Tratamientos antibióticos
  • Envejecimiento
  • Infecciones intestinales
  • Malos hábitos de alimentación
  • Predisposición genética

Qué debemos comer para cuidar nuestra microbiota intestinal

  • Consumo diario de frutas, verduras/ hortalizas, por lo menos 5 raciones diarias.
  • Almidón resistente. Tiene un efecto prebiótico, alimenta a las bacterias intestinales probióticas. Este almidón se produce cuando cocinamos y dejamos enfriar féculas y cereales (patata, boniato, batata, arroz, pasta).
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Productos fermentados: Lácteos de buena calidad (yogur o kéfir natural sin azúcar ni edulcorantes), chukrut, encurtidos…

La práctica regular de ejercicio físico, así como la gestión del estrés son dos recursos muy útiles para cuidar la microbiota.