Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Decálogo de pautas sanas de alimentación Post-Navidad

Dra. María Luisa de MingoImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoTras los excesos navideños que traen consigo una ingesta incrementada de grasas y azúcares que pueden venir acompañados de unos kilos de más y un posible aumento de colesterol podemos seguir unas sencillas pautas para volver a una alimentación equilibrada. De esta manera, evitaremos caer en métodos drásticos que aunque pueden tener efecto rápido en la pérdida de peso pueden llevarnos a un efecto rebote por no ser equilibrados.

  1. Evita el consumo de dulces y azúcar. Si no puedes resistir la tentación, una buena opción es tomar una onza de chocolate puro. Procura usar Estevia como edulcorante.
  2. Evita el consumo de alcohol. Evítalo entre semana y bebe en las comidas con agua. Si quieres darte el capricho en el fin de semana procura consumir cerveza sin alcohol o una copa de vino en una de las comidas del sábado o del domingo. No consumas alcoholes de alta graduación.
  3. No te saltes comidas. La ingesta de comida es un estímulo para que el organismo tenga el metabolismo activo y además proporciona saciedad disminuyendo el picoteo.
  4. Evita las salsas, los fritos y los rebozados. Procura cocinar a la plancha, al horno, al vapor o cocidos. Controla el aceite de oliva que aunque es sano tiene muchas calorías, no tomes más de 2-3 cucharadas soperas al día.
  5. Intenta consumir más pescado que carne. Retira toda la grasa visible de las carnes al cocinar.
  6. Toma verdura a diario, una ración fresca (ensalada, por ejemplo) y otra cocinada (cocida, plancha…). Para evitar la digestión pesada en la noche es preferible dejar la ración fresca en la comida y la cocinada para la cena. Las cantidades de verduras y hortalizas a ingerir son libres. Puedes tomar 3-4 piezas de fruta al día, mejor enteras que en zumo (enteras consumirás menos calorías y menos azúcar gracias a la fibra que contienen).
  7. Reduce tus raciones en el plato. De forma general, procura que la mitad de tu plato lo ocupen verduras/hortalizas, un tercio los hidratos y otro tercio los alimentos proteicos.
  8. No retires los hidratos de absorción lenta de tu dieta (pan, patata, legumbres, arroz, pasta…) únicamente reduce su cantidad. Comer sin hidratos no es sano y nos traerá un efecto rebote en el peso.
  9. Consume los lácteos desnatados.
  10. Acompaña tu alimentación sana de una actividad física diaria. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio camina al menos media hora todos los días. Si usas transporte público puedes bajarte del metro o del autobús una parada antes de la tuya habitual y continuar el último tramo caminando.