Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Los dermatólogos avisan de la necesidad de limitar la exposición solar a cualquier edad y con cualquier tono de piel

dermatologiadermatologia

Cáceres, 27 de julio de 2022 - La exposición solar causa envejecimiento prematuro de la piel y provoca daños que pueden derivar en cáncer de piel. En palabras del dermatólogo de Quirónsalud Cáceres, José Luis Hernández, "las personas de cualquier edad y tonos de piel deben limitar la cantidad de tiempo que pasan al sol. En especial, en verano, evite estar al sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde".

En este sentido, el especialista el Dr. Hernández explica que las lesiones relacionadas con la exposición solar en las personas más jóvenes "tienen que ver con aparición de lesiones pigmentadas lo que comúnmente llamamos lunares mientras que en las pieles más maduras el principal problema suelen ser las pigmentaciones faciales, las lesiones premalignas o el cáncer de piel de tipo no melanoma".

En el caso de las lesiones pigmentadas, los que aparecen con el sol son lentigos solares, que suelen surgir en zonas sobreexpuestas al sol como la cara, el escote, las manos y los antebrazos. Los nevus, por su parte, son los lunares de toda la vida, acumulaciones de melanocitos con bajo nivel de malignización.


En muchos casos, las manchas en la piel únicamente suponen un problema estético. Sin embargo, algunas otras pueden evolucionar a un melanoma. Según destaca el dermatólogo de Quirónsalud Cáceres, José Luis Hernández, "ante la aparición de cualquier lesión o mancha en la piel que no estuviese previamente es necesario establecer un diagnóstico que confirme que se trata de una lesión benigna, y en el caso de personas con muchas lesiones benignas necesitan revisarse periódicamente y consultar con un médico cuando experimenten cambios en ellas".

En este sentido, apunta que siempre hay que consultar al dermatólogo cuando hay una lesión pigmentada que ha sufrido cambios o sea de nueva aparición; para distinguirlas de las benignas podemos apoyarnos en la regla del A, B, C, D, E, que nos va a calificar una lesión como sospechosa si presenta alguna de las siguientes características: A: Asimetría; B: Bordes irregulares; C: Color variado; D: Diámetro mayor de 5 mm; y E: Evolución (cambio de aspecto).

Si bien es cierto que para cada lesión hay una actitud diferente y los tratamientos van desde la observación hasta la extirpación radical hay una serie de recomendaciones que toda la población debería seguir a modo de prevención del cáncer de piel.

1.- Evitar la sobreexposición solar. Las quemaduras solares aumentan significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de piel, especialmente en los niños, puesto que los daños que se producen son acumulativos, como nos gusta decirles a nuestros pacientes: "la piel tiene memoria".

2.- Evitar broncearse al sol o en camas de bronceado. No debemos olvidar que el oscurecimiento de la piel es un mecanismo defensivo que se produce una vez que se han absorbido niveles significativos de radiación UV. La luz UV de las camas de bronceado y del sol causa arrugas, envejecimiento de la piel y predispone al cáncer.

3.- Aplicar generosamente la crema protectora solar. Esta se debe aplicar a toda la piel expuesta unos minutos antes de salir al aire libre. La crema protectora debe tener un Factor de Protección Solar (SPF, por sus siglas en inglés) de por lo menos 30 en las pieles morenas y de al menos 50 en los fototipos más bajos (cabellos y ojos claros) y a ser posible debe proporcionar protección de amplio espectro tanto de los rayos ultravioleta A (UVA) como de los ultravioleta B (UVB). Se debe usar incluso en días nublados pues la radiación UV atraviesa las nubes y se debe reaplicar después de nadar o sudar.

4.-Usar ropa protectora. Usar vestimenta protectora, como una camisa de manga larga, pantalones, un sombrero de ala ancha y anteojos de sol, cuando sea posible.

5.- Buscar la sombra. Buscar la sombra cuando sea posible y recuerde que los rayos UV del sol son más intensos entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

6.-Ser bien cauteloso cuando se esté cerca del agua, la nieve y la arena. El agua, la nieve y la arena reflejan los rayos dañinos del sol, los cuales pueden aumentar su probabilidad de quemaduras de sol.

7.- Consultar el índice UV. El Índice UV ofrece información importante para ayudarle a planificar sus actividades al aire libre y así evitar la exposición excesiva al sol. El pronóstico del Índice UV se emite diariamente por el Servicio Meteorológico Nacional y la EPA

Etiquetas: Hospital Quirónsalud Cáceres | cáncer de piel | pigmentaciones faciales | lesiones premalignas | lesiones pigmentadas | lentigos solares | lunares | nevus | melanoma | Dr. José Luis Hernández