La sangre de las embarazadas permite detectar anomalías cromosómicas fetales no sólo relacionadas con la madre sino también con el padre.
Fuente: El País