De una alimentación adecuada en cada etapa de la vida depende la salud y el bienestar de la persona. La doctora Pilar Riobó, nutricionista de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, asegura que "al elegir lo que comemos, elegimos nuestra salud", y que "como las mujeres son las transmisoras de la cultura nutricional, es prioritario que éstas enseñen a sus hijos a comer con agrado frutas y verduras". Es cierto que cada vez nos interesa más conocer qué estamos ingiriendo y qué beneficios nos aporta, pero la vida está complicada y es poco el tiempo que podemos dedicar a pensar en nuestra alimentación. Por su parte, la industria suple esta falta de tiempo y nos tienta con preparaciones listas para servir, no tan naturales como sería de desear. La comida rápida puede ser una solución puntual, pero la base de la alimentación debe estar en la huerta, el campo y el mar.
Fuente: El Pais.com