La práctica de ejercicio físico regular es una de las medidas más recomendables para aumentar la salud cardiovascular, porque además de producirse una reducción de la presión arterial, tiene un efecto beneficioso sobre otros factores de riesgo cardiaco tales como la obesidad, el colesterol, la diabetes o el estrés.
Fuente: La Vanguardia