A partir de la primavera, gigantes como Nestlé, Swisscom o Roche, desenvainaron la chequera para hacerse de algunas de sus competidoras nacionales y extranjeras.
Fuente: Swissinfo.ch