Imagen1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

¿Cuándo empezó a trabajar con el robot da Vinci? Mi primera experiencia con el Sistema Quirúrgico da VinciEste enlace se abrirá en una ventana nuevafue en el año 2011 en París y se prolongó unos seis meses. Posteriormente, inicié el Programa de cirugía robótica da Vinci a finales del 2012, pocos meses después de la inauguración del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles.

¿Qué le sorprendió más de este Sistema Quirúrgico? La visión tridimensional que te ofrece y la sensación de estar dentro del cuerpo del paciente desde el momento en el que te sitúas en la consola del cirujano para empezar a operar. Por otro lado, viniendo de la laparoscopia convencional como es mi caso, la capacidad de maniobra del instrumental, el hecho de que estés operando con las manos, manipulando los instrumentos con la punta de los dedos.

Viniendo de la cirugía laparoscópica tradicional, ¿en qué términos modificó su forma de trabajar? En todo. La extracción con la laparoscopia tradicional es diferente y la visión que te ofrece el da Vinci para poder realizarla con la máxima precisión es magnífica. De hecho, por primera vez ves bien. Por otro lado, la capacidad de sutura y de mover las articulaciones y los brazos te permite hacer gestos que en la laparoscopia convencional no puedes hacer. Incluso te permite realizar variaciones técnicas que en laparoscopia convencional son prácticamente implanteables.

¿Hacia dónde considera que va a evolucionar la cirugía robótica? Creo que los montajes de todos los Sistemas serán más rápidos, más cómodos y menos voluminosos. Se reducirá el tamaño de los puertos, el docking será más ágil y tendrá menores costes. Por otro lado, muchas especialidades como cirugía general, torácica, ginecología y otorrino se incorporarán progresivamente a la cirugía robótica con el da Vinci.

¿Son conscientes los pacientes nuevos que le llegan a la consulta de la existencia del robot da Vinci? A pesar de las apariciones regulares que hemos tenido en medios de comunicación, los pacientes, en general, desconocen bastante qué es el robot da Vinci y qué les ofrece en cirugía urológica. El Hospital Rey Juan Carlos es espectacular, pero la gente aún no es consciente de que contamos con el robot da Vinci en nuestras instalaciones. Me consta que se está trabajando en marketing online y pienso que también se debe trabajar en la promoción interna e incrementar la presencia en Medios de comunicación.

¿Cuál es el caso más complicado al que se ha tenido que enfrentar a los mandos del da Vinci? Sin duda, el primero. Con posterioridad me he enfrentado a casos más difíciles como próstatas muy grandes, pacientes operados previamente, etc., pero el primero que asumí solo con el da Vinci fue el más difícil. Afortunadamente, con casi 90 intervenciones, no hemos tenido ninguna reconversión y eso es algo que me enorgullece.

¿Cómo se podría incrementar la eficacia del Sistema da Vinci? Sería ideal poder contar con tacto, pero la verdad es que te terminas acostumbrando y llega un momento en el que prácticamente lo puedes sentir. Me consta que Intuitive Surgical está trabajando bien en este sentido y prueba de ello son las nuevas tecnologías como la Fluorescencia, ya en el mercado o el Single Port (SP), que está a punto de llegar. Particularmente, yo mejoraría la pantalla de la Torre que considero que no está a la altura de la calidad del resto del robot.

¿Cuál es la razón más importante por la que recomendaría a un paciente de cáncer de próstata operarse con el robot da Vinci? Por muchas razones pero posiblemente la más importante sea por el mantenimiento de la continencia urinaria, que es espectacular. Puedo asegurar sin duda que los pacientes recuperan la continencia mucho antes. De hecho, nosotros no hemos puesto ningún esfínter artificial y a muchos pacientes les retiras la sonda y contienen la orina perfectamente.

¿Existe un perfil de paciente ‘ideal’? El paciente ideal no debería presentar sobrepeso ni tener una próstata de más de 60 gramos. Tendría que tener una función eréctil buena, muy poca incontinencia y debería haber hecho ejercicios antes de la operación.

¿Podemos prevenir la aparición del cáncer de próstata? No existen datos en la actualidad que presenten una evidencia científica alta en cuanto a la prevención del cáncer de próstata. Sí sabemos que las dietas ricas en grasas están en la cascada de muchos trastornos oncológicos. Sin duda, la ingesta calórica alta favorece el desarrollo de tumores.

¿Qué tendencias en el ámbito de la urología marcarán el futuro próximo? Se está abriendo el campo a la terapia focal en cáncer de próstata y se está trabajando mucho con la resonancia magnética y la fusión de imágenes con ecografía para llegar a un diagnóstico en pacientes a los que se ha practicado una biopsia y no se les ha detectado nada. Posiblemente, este camino que estamos utilizando para el diagnóstico nos pueda ayudar a que las terapias focales estén mejor dirigidas con este tipo de imágenes y aporten ‘robustez’ en el diagnóstico. El desarrollo de la fusión de imágenes de resonancia y eco para el diagnóstico del cáncer pueden derivar en que se realicen más terapias focales.

¿Qué opina sobre la braquiterapia? Es un tratamiento alternativo para tumores de bajo riesgo en caso de que el enfermo no quiera ser intervenido quirúrgicamente. Puede ser eficaz en próstatas pequeñas y en función al tipo de semillas que se utilicen pero, según varias informaciones que he recibido, al final muchos pacientes acaban operándose.

¿Qué opina sobre los médicos escépticos sobre la eficacia del robot da Vinci? Nosotros estamos muy contentos de poder contar con el robot da Vinci en nuestras instalaciones. Yo considero que, en el caso de la prostatectomía radical robotizada, la recuperación del paciente es mucho mejor. Como he comentado antes, las tasas de continencia son espectaculares. Según mi punto de vista, es un error no querer capacitarse en cirugía robótica porque son avances tecnológicos que no van a quedarse atrás. Negarse a los beneficios que aporta el robot da Vinci es quedarse anclado en el pasado.