La epidermólisis ampollosa está catalogada como enfermedad rara, para la que no hay curación y sólo cuenta con tratamientos paliativos. Los afectados de las formas más graves llevan una vida fuera de lo común: necesitan más de dos horas diarias para curar y vendar sus lesiones y tienen molestias y dolores constantes.
Fuente: Salut i Força