El resultado implica una media de equivocaciones ligeramente superior a la de otros países desarrollados como Reino Unido y Canadá, que rondan los 0,8 errores por pacientes al día; y algo inferior a la tasa española, de 1,4 errores diarios, según otros estudios similares. "La cifra no es alarmante, pero evidencia la necesidad de mejorar los controles en ciertas partes del proceso de medicación", subraya Lourdes Pastó-Cardona, del Hospital de Bellvitge, una de las coordinadoras del trabajo.
Fuente: Madrimasd.org