Sin embargo, hay que tener mucho cuidado, especialmente con los geles estimulantes del placer, porque, según matiza el jefe de la Unidad de Suelo Pélvico de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, Ignacio Cueto, "las consultas más frecuentes es por el uso de un lubricante o pomada que han comprado en una tienda especializada en estos productos y que les ha causado alergia. Muchos de ellos contienen otras sustancias además de aceite y pueden provocar prurito, enrojecimiento y otros trastornos en la zona genital".
Fuente: La Razón