El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, organizaba unos días atrás la I Escuela de Dermatitis Atópica, dirigida a padres, madres y niños/as mayores de 5 años, en la que un equipo de profesionales sanitarios (especialistas en dermatología infantil y personal de enfermería) ayudaron a padres y niños a conocer más sobre la Dermatitis Atópica y cómo tratarla, en un espacio dónde pudieron expresar sus dudas e inquietudes.

La dermatitis atópica es un problema cada vez más frecuente que en los últimos 30 años ha triplicado su prevalencia -en la edad pediátrica, se estima que afecta al 20% de los niños-. Es, por lo tanto, una fuente de preocupación para las familias, y uno de los principales motivos de consulta en los centros de salud -representa aproximadamente un 5% de las consultas-.

La dermatitis atópica es una enfermedad recurrente de la piel, que cursa con lesiones cutáneas enrojecidas, picor y sequedad de la piel y dependiendo de la edad del niño, va a afectar preferentemente una parte del cuerpo u otra. Así, en los lactantes tiende a afectar la cara, mientras que en niños más mayores se afectan las zonas flexoras y los miembros. Con el paso del tiempo, la enfermedad tiende a controlarse, dejando como secuela la facilidad para hacer eccemas.

No obstante, se trata de una enfermedad que se diagnostica fácilmente, por la clínica. Para su tratamiento, se emplean medidas cosméticas (hidratación de la piel), antiinflamatorios tópicos (pomadas de corticoides) y, en algunos casos, inmunosupresores.

A lo largo de esta jornada para familias, la Dra. Almudena Nuño, adjunto del servicio de Dermatología, se encargó de divulgar los aspectos más relevantes de esta enfermedad, incidiendo en algunos aspectos, como la metódica del baño en los niños de piel delicada: no es necesario que se haga todos los días (mejor en días alternos), el baño no ha de ser muy prolongado, hay que usar un jabón de avena de pH neutro y el secado ha de ser por contacto (sin gran fricción). Después, hay que aplicar una capa fina de crema hidratante, y ponerle al niño ropa de algodón.

La jornada concluyó con un taller para niños en el que mediante juegos, pudieron aprender qué es la dermatitis y los cuidados básicos y en el que se impartió una demostración práctica sobre hidratación.