Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Los expertos alertan del riesgo de las dietas “milagro” para la salud

Especialistas de los Hospitales Quirónsalud de Valencia y Torrevieja advierten que este tipo de dietas pueden poner en riesgo tanto nuestra salud física como psicológica, al no estar supervisadas por un especialista. "Es irracional dejarse guiar por lo que hagan personajes famosos. Cuando sufrimos cualquier patología, desde una gripe a una hipertensión, no acudimos a internet, ni al compañero, ni al famoso buscando consejo. De la misma forma hay que considerar el sobrepeso como una enfermedad que requiere un tratamiento profesional", declara la doctora Carina Gimeno, nutricionista de la Unidad de Obesidad de Hospital Quirónsalud Valencia.

Estas dietas se caracterizan por el esfuerzo mínimo para conseguir los resultados, "lo que resulta muy tentador para aquellas personas que quieren perder peso", explica la doctora Carolina Pérez, nutricionista de la Unidad de Obesidad de Hospital Quirónsalud Torrevieja. "Se ponen de moda, aparecen cada cierto tiempo y su popularidad aumenta a gran velocidad. Ofrecen soluciones a corto plazo y recomiendan prescindir de alimentos básicos e irremplazables". Se basan principalmente en la reducción de la cantidad de calorías y, por tanto, de la energía ingerida en la alimentación. "La falta de energía provocada por una dieta hipocalórica es compensada por el organismo con la destrucción de proteínas, generando una importante pérdida de masa muscular y la probable aparición de cuerpos cetónicos, que constituyen un gran peligro para el organismo", declara la doctora Pérez.

Entre sus múltiples peligros las especialistas detallan las pérdidas de minerales, como el calcio o el potasio; la pérdida de vitaminas, algunas especialmente importantes en la pubertad y el embarazo; alteraciones en el organismo tan perjudiciales como los trastornos metabólicos y los daños cardiovasculares, hepáticos o renales. En el ámbito psicológico pueden provocar ansiedad, insomnio e irritabilidad, además de trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia.

Para perder peso de una manera saludable y segura es preciso el seguimiento de una dieta personalizada supervisada por un especialista y acompañada de apoyo psicológico que propicie una educación dietética y fomente unos hábitos alimenticios saludables. "Lo importante es plantearse un cambio en el estilo de vida que perdure en el tiempo. El objetivo es una alimentación sana, unida a un aumento de la actividad física y el control del estrés", concluye Gloria Ortí, psicóloga de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia.

Las dietas de moda, a examen

Las doctoras Carina Gimeno y Carolina Pérez, nutricionistas de las Unidades de Obesidad de Hospital Quirónsalud Valencia y Torrevieja, analizan los pros y los contras de las dietas más populares que se encuentran la red:

Dieta baja en hidratos de carbono, como la Dukan: propone un programa de cuatro fases; es rica en proteínasEste enlace se abrirá en una ventana nueva poco calóricas que reducen el apetito y aceleran la pérdida de peso. Este tipo de dietas son de las más arriesgadas para la salud ya que varios estudios señalan que un elevado consumo se asocia a enfermedades crónicas como osteoporosis, cálculos renales, insuficiencia renal, cáncer, enfermedad cardiovascular y obesidad, así como a un incremento de la mortalidad. Es una dieta deficitaria en hidratos de carbono, que son uno de los nutrientes esenciales para el organismo.

Dieta macrobiótica: este tipo de dietas buscan el equilibrio emocional y espiritual a través de la alimentación. Se trata de un régimen compuesto por una serie de diez dietas: las cinco primeras incluyen cantidades decrecientes de alimentos de origen animal y las restantes son exclusivamente vegetarianas. La dieta macrobiótica conduce a una alimentación restrictiva y deficitaria de numerosos micronutrientes como el hierro, el calcio y vitaminas A, D y B12, además de las proteínas, por lo que podría aumentar el riesgo de padecer anemia, hipocalcemia, hipoproteinemia, etc.

La dieta Saphiro: esta dieta utiliza las imágenes para ayudar a las personas a tomar las decisiones correctas; por ejemplo, puede tener el mismo número de calorías una tostada de mantequilla, un plátano, o un cuarto de melón. El objetivo es no consumir más de 1.800 calorías diarias. Entre sus ventajas destacan su simplicidad y la ausencia de alimentos prohibidos. Es una dieta poco aconsejable salvo que se complete con otras variables más allá de contar calorías. Psicológicamente no favorece la adhesión a la dieta por parte del paciente, puede conducir a la obesidad o a un trastorno alimentario.

La dieta del Factor 5: esta dieta dura cinco semanas, pero, si lo que deseas es perder más peso o mantenerte, deberás adaptar estas comidas a tu estilo de vida diario. Solo incluye dos días de régimen estricto a la semana. Hay que hacer cinco comidas cada día. Con este número de comidas no se pasa hambre y evitamos ansiedad, antojos e infracciones de la dieta. Las recetas de las comidas constan de cinco ingredientes y son de sencilla elaboración. Prevé un programa de actividad física simultáneo y adaptado a la condición física de 25 minutos cada uno. La actividad física es fundamental para controlar el peso, ya que permite quemar más calorías y mantener, o incluso recuperar, la masa muscular que puede verse afectada por un adelgazamiento. No es aconsejable en adolescentes, mujeres embarazadas ni en personas que sufran depresión o trastornos alimenticios.