La Enfermedad Cardiovascular (ECV) es la principal causa de muerte en Europa, con dos millones de fallecimientos cada año. Esta mortalidad no es aceptable tanto desde el punto de vista humano como económico, ya que la patología le cuesta a Europa 192.000 millones de euros al año, dentro de los cuáles un 57% corresponden a gastos directos y un 22% a la pérdida de productividad. Por tanto, "en la actualidad, la ECV representa el principal reto de los Gobiernos Sanitarios, ya que si no se invierte su tendencia al alza, será muy difícil la sostenibilidad del Sistema Sanitario", explica el Dr. Pedro Mata, presidente de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar (FHF) y Director de la Unidad de Lípidos de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.
Fuente: Extremadura al día