hemorroide_estrenimiento_blog_doctor_rius_quiron_tenerifeImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoMantener los hábitos de comida y ejercicio ayudan a prevenir una de las principales molestias que afectan a niños y adultos durante el verano: el estreñimiento vacacional. Se trata de uno de los problemas gastrointestinales más habituales y comunes en esta época del año, que sucede cuando las heces se endurecen de tal forma que se dificulta mucho su expulsión, lo que alarga en exceso el tiempo entre una defecación y la siguiente.
El especialista en Aparato Digestivo de los hospitales Quirón Costa Adeje y Quirón Tenerife, el doctor Alejandro Hernández Camba, explica que este endurecimiento se produce debido a una mayor absorción de agua desde el colon. Para evitarlo, aconseja, lo mejor es hacer un esfuerzo por beber unos dos litros de agua al día (8 vasos) y mantener una dieta rica en productos con alto contenido en fibra. Asimismo, considera fundamental que las familias hagan todo lo que esté en su mano para respetar los horarios de las comidas y para practicar algún tipo de actividad físicadurante el estío.
'De esta forma, lograremos mantener durante las vacaciones un tránsito intestinal adecuado y evitaremos las molestias que provoca el estreñimiento como la pesadez, la falta de apetito, el dolor de cabeza, la distensión abdominal y el malestar general', agrega el experto, para luego advertir de que los padres deben prestar especial atención a los hijos menores, pues es muy habitual que con los juegos se olviden de beber agua e, incluso, ir al baño.

Fibra y agua

El doctor Hernández Camba apunta que para que una dieta tenga un alto contenido en fibra debe ser rica en cereales, frutas (especialmente las peras, las fresas y los frutos secos) y verduras (como las espinacas y arvejas); asimismo es importante sustituir el pan blanco por el integral y consumir arroz y pastas también integrales. Señala que todos estos alimentos contienen un producto que nuestro organismo no es capaz de digerir (la fibra) y que se queda en el tracto intestinal para ayudar a formar el bolo fecal. 'Este debe, además, mantener un equilibrio tal entre fibra y líquido que le aporte la consistencia necesaria para ser expulsado por el cuerpo con facilidad', añade.
Desde su punto de vista, no debemos abusar de las grasas saturadas, sobre todo porque van acompañadas de mucha sal, producto que contribuye a la deshidratación del organismo. Asimismo es mejor comer pescado y aceite de oliva, y evitar las carnes y la bollería industrial, que, aunque más saciantes, tienen un contenido en fibra menor.
En cuanto a los líquidos que ingerimos en verano, señala que es muy importante beber agua y que no debemos sustituirla por refrescos ni bebidas ricas en sales; ya que estas, como el alcohol, favorecen la deshidratación de quienes las consumen. 'Los cambios en la rutina, el estar más tiempo fuera de casa y la mayor deshidratación que provocan las altas temperaturas explican por qué en verano nos estreñimos más', indica.

Ojo con los laxantes

El doctor Hernández Camba apunta asimismo que si no hemos logrado evitar el problema y padecemos algún episodio de estreñimiento puntual, es importante acudir al especialista para que sea quien diagnostique el problema y recete el fármaco más adecuado a cada persona y situación. 'Los laxantes que se venden en herbolarios y farmacias sin la previa recomendación de un médico pueden llegar a ser contraproducentes. El cuerpo se acaba por acostumbrar a ellos, lo que impide el movimiento natural del tracto intestinal y genera cierta dependencia si se toma durante periodos prolongados', concluye.