Llegó a ser internacional en cuatro ocasiones (incluso marcó un gol con la Selección). Se retiró en 1989, con sólo 32 años, con una Copa del Rey (1985) y una Supercopa de España (la de ese misma temporada) en su palmarés.

Fue un jugador de gran presencia física, y un gran dominador del juego aéreo. Disputó 308 partidos en Liga con el Atlético, marcó 18 goles y es el cuarto jugador de la historia rojiblanca con más partidos en Liga.

Sus restos mortales se encuentran en el tanatorio de San Isidro, y será incinerado mañana jueves en el cementerio de la Almudena de Madrid.

Descanse en paz.
Fuente: www.as.com