La fiebre está relacionada habitualmente con la estimulación del sistema inmunitario del organismo, que son nuestras defensas naturales. Y en este sentido, puede ser útil para que el sistema inmunitario tome ventaja sobre los agentes infecciosos que nos atacan, puesto que éstos son sensibles a la temperatura.
Fuente: pintoyvaldemoro.com