La profesión del gestor clínico se caracteriza por la repercusión que tienen sus decisiones en la salud de los pacientes y por la puesta en marcha de tareas de gran complejidad técnica.
Fuente: Doctors & Managers