Entrada al Hospital Miguel DomínguezEl colegio ha comenzado y existen varias cuestiones que se deben tener en cuenta para mantener y controlar la salud de los niños. Los cambios de horarios, volver a adaptarse a una rutina y las cargas que tienen que soportar los pequeños pueden tener consecuencias que se deben evitar. Para ello, el Grupo Hospitales Miguel Domínguez ofrece algunos consejos.

1.-Revisar la vista. Al empezar las clases se debe prestar especial atención a la vista de los niños. Hay que vigilar que no se acerquen demasiado al papel o a la televisión, que no muevan la cabeza al leer, que no sigan con el dedo el texto de un libro, que no se quejen de dolor de cabeza, que no cambien la orientación de las letras, que no se froten los ojos con las manos o que no entrecierren los párpados al mirar de lejos. Estos síntomas pueden estar relacionados con algún problema de visión. El fracaso escolar está ligado a menudo con estas patologías. Conviene estar atentos.

2.- Retomar medicaciones preventivas. Para reducir, por ejemplo, las crisis en niños asmáticos que podrían aumentar con el inicio del curso, conviene retomar el tratamiento unas semanas antes.

3.- Salud bucodental. El mejor consejo para mantener la salud bucodental es una visita al dentista al inicio del curso. No obstante, podemos señalar algunos puntos que ayudarán en esta tarea, como que la mejor pasta de dientes para los pequeños es la que contiene flúor, que previene la caries, y que hay que enseñarles a usar el hilo dental. Es conveniente hablar con ellos para recordarles que no compartan el mismo vaso o los cubiertos. Una infección bacteriana se transmitiría con facilidad en estos casos. Los batidos y yogures, mejor naturales, y las gominolas, evitarlas.

4.- Cuidar la espalda. Los expertos recomiendan que la carga que los niños transportan cuando van al colegio no exceda el 10% de su peso corporal. Una mochila con ruedas, que permita tirar de ella en lugar de cargarla, es "la mejor alternativa", sobre todo si adapta la altura para que el niño pueda arrastrarla de la manera más cómoda. Si la mochila es de tirantes, lo mejor es situarla en la zona lumbar o entre las caderas, y llevarla sujeta tan cerca del cuerpo como sea posible.

Conviene realizar alguna actividad física y no pasar muchas horas frente al ordenador para evitar la pérdida de fuerza en la musculatura de la espalda y la aparición de dolores.

10 normas para tener una espalda sana. http://www.espalda.orgEste enlace se abrirá en una ventana nueva

1. Mantente activo y evita estar todo el día sentado.

2. Haz ejercicio habitualmente: la natación, correr o ir en bici te pondrán en buena forma física. Los ejercicios de gimnasio pueden además hacer que la musculatura de tu espalda sea potente, resistente y flexible. Cualquier ejercicio es mejor que ninguno.

3. Calienta tus músculos antes de hacer ejercicio y estíralos al terminar.

4. Cuando tengas que estar sentado:

  • Hazlo lo más atrás posible en la silla y mantén el respaldo recto.
  • Mantén la espalda relativamente recta y los brazos o codos apoyados.
  • Cambia de postura frecuentemente e intenta levantarte cada 45-60 minutos.
  • Cuando estudies, siéntate de la manera descrita y si vas a estar sentado mucho tiempo, usa un atril.
  • Si el mobiliario escolar te impide sentarte correctamente, díselo a tu profesor.

5. Cuando uses el ordenador, coloca la pantalla frente a tus ojos y a la altura de tu cabeza.

6. Si la espalda te molesta en la cama, díselo a tus padres.

7. Para transportar el material escolar:

  • Utiliza la cabeza en vez de la espalda: intenta transportar el menor peso posible y deja en casa todo aquello que no vayas a necesitar.
  • Utiliza un transporte con ruedas y de altura regulable. Si no, usa una mochila de tirantes anchos y pásalos por ambos hombros. Lleva la mochila tan pegada al cuerpo como puedas y relativamente baja (en la zona lumbar o entre las caderas, justo por encima de las nalgas).
  • Evita llevar más del 10% de tu propio peso.

8. No fumes. No lo necesitas y, además de envenenar tu salud, también aumenta el riesgo de que te duela la espalda.

9. Si te duele la espalda, díselo a tus padres y consulta al médico sin perder tiempo; cuanto antes se tomen las medidas necesarias, mejor.

10. Si te duele la espalda, no te derrumbes. Es muy probable que no tengas nada grave y sólo se deba a que tus músculos no están trabajando bien. Evita el reposo, lleva una vida lo más normal posible y mantente tan activo como puedas para que vuelvan a funcionar correctamente.


5.- Buena alimentación. Desayunar siempre es fundamental. Esta comida evita la obesidad y hace que los niños rindan más en el colegio. A media mañana conviene tomar algo sano como un bocadillo de jamón, un batido de leche con cacao, una pieza de fruta y un puñado de frutos secos (a partir de los 5 años). La comida debe ser variada e incluir hidratos de carbono complejos (pan, patatas, arroz, pasta, verduras o legumbres) acompañados de carnes, pescados o huevos. Para beber, siempre agua, y de postre, una fruta o algún lácteo desnatado. La merienda es similar al tentempié de media mañana y la cena debe contener alimentos ligeros como ensaladas, pescados, alguna verdura y fruta y/o lácteos para terminar.

Lo más importante: se deben compartir todas las comidas que se puedan con los hijos, y hacerlas divertidas y agradables. Si el rato de la comida es ameno, los niños estarán más dispuestos a comer más sano y variado.

6.-El sueño. Los pequeños en edad escolar deben dormir entre 9 y 11 horas diarias.