Lorena Nóvoa en la charla de bebésLorena Nóvoa, fisioterapeuta pediátrica del Grupo Hospitales Miguel Domínguez, impartió ayer una jornada de formación para padres en la escuela infantil Bicos de Pontevedra para ofrecerles consejos sobre cómo evitar los problemas respiratorios de los pequeños o cómo hacerles frente, "sobre todo ahora, en una época en la que comienzan los resfriados y los pequeños tienen muchos mocos". "No debemos olvidar que los niños son propensos a producir más mucosidad durante los dos primeros años de vida que en los diez siguientes", indicó.

Nóvoa explicó a los asistentes cómo hacer limpiezas nasales: de lado y tapando el orificio de la nariz que queda hacia abajo en el caso de menores de dos años, y sobre el regazo con la cabeza inclinada hacia delante para los mayores de esa edad. "Es muy importante hacerlas varias veces al día para fluimidificar ese moco, poder extraerlo o expectorarlo, y en especial antes de cada comida para que el niño pueda respirar bien", explicó.

Así mismo, enseñó algunas técnicas para evitar los cólicos, habituales en los primeros meses de vida de los bebés, y recomendó sesiones de fisioterapia respiratoria para evitar las complicaciones como otitis o bronquiolitis, dolencias que son muy molestas para los niños, y la toma de medicación.

La especialista, que ejerce habitualmente en el Centro de Daño Cerebral y Neurociencias Miguel Domínguez de Poio, hizo una serie de recomendaciones muy valiosas para los padres. Desde tener un ambiente húmedo en casa, mediante humidificadores en el hogar o colocando un vaso de agua sobre los radiadores, a ir a la playa o dar paseos al lado del mar con los pequeños. "Esto es importantísimo, cuando el mar está picado, es muy bueno para nuestros niños y para nosotros mismos respirar ese aire por la cantidad de partículas que expulsa a la atmósfera, beneficiosas para humidificar las fosas, ayudar a expectorar la mucosidad y aumentar la capacidad pulmonar", aseguró.

Finalmente, dio otros dos consejos clave: beber mucha agua, "pues es el mejor mucolítico que existe", y no abrigar tanto a los pequeños. "Aire fresco y que no suden. Todos los catarros los cogerán antes por exceso que por falta de abrigo", concluyó.