Ramón Berra de Unamuno (Director General del Grupo Sanyres) y Dr. Gonzalo Bartolomé (Director del Hospital La Luz)Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl responsable de la Unidad de Geriatría Integral y de Psiquiatría del Hospital La Luz, Dr. Carlos González Navajas, especialista en geriatría hospitalaria, psiquiatría y psicogeriatría y el Dr. Francisco Soria Perdomo del servicio de Geriatría del centro hospitalario, han celebrado en la mañana del sábado 16 de abril, la I Jornada de Geriatría enfocada a tratar el papel de esta especialidad y su encaje en los modelos sanitarios así como la importancia de la nutrición en la psicogeriatría.

El Director del Hospital La Luz, Dr. Gonzalo Bartolomé, agradeció la iniciativa de los doctores Navajas y Soria por impulsar esta primera reunión y la implicación en esta jornada del Director General del Grupo Sanyres, Ramón Berra de Unamuno, uno de los grandes grupos referentes en el sector de atención a las personas mayores.

Asimismo, tuvo palabras de agradecimiento para Nutrición Médica, compañía española presente en el acto y que colabora con distintas instituciones científicas y médicos especialistas en Psiquiatría, Neurología y Geriatría.

Entre los participantes, destacó la intervención del Dr. Juan Rodríguez Solís, Jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario de Guadalajara, que manifestó que en el año 2050 los mayores de 65 años representarán más del 30% del total de la población y los octogenarios llegarán a superar los cuatro millones. Rodríguez Solís defendió la necesidad de un sistema mucho más eficiente en el modelo asistencial al anciano, subrayando que el número de mayores con discapacidad seguirá aumentando en nuestro país. Concluyó comparando que hace 25 años hacían falta dos clínicos de media para atender a una persona compleja en un hospital y hoy en día supone una media de 20 facultativos, por ello, insistió Rodríguez Solís, en la necesidad inaplazable de transformar el modelo asistencial.

El coordinador Sociosanitario de los Hospitales Públicos Quirónsalud, Dr. Javier Martínez Peromingo, médico especialista en geriatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, realizó un análisis del envejecimiento de la población y un diagnóstico de la situación en los hospitales públicos de Quirónsalud, asegurando que el 52% de los pacientes con 3 o más ingresos procedían de residencias y un 62% de los pacientes que al alta requieren continuidad de cuidados tienen su domicilio en residencias. El Dr. Martínez Peromingo, explicó que las patologías más frecuentes por las que ingresan los pacientes de residencias son por neumonía, infecciones urinarias e insuficiencia cardiaca. Finalizó exponiendo las líneas estratégicas que lleva a cabo Quirónsalud y que mejora la coordinación entre la asistencia geriátrica y los equipos de atención primaria: cronograma de visitas conjuntas a Centros de Salud y Residencias, herramientas de comunicación (e-consultas y videoconferencias), sesiones formativas en Hospital y/o en Centros de Salud con Residencias, prevención de caídas y traumatismos, así como fomentar la docencia, formación e investigación conjunta.

La Dra. Rebeca Fernández Rodríguez, de la Unidad Integral de Neurología del Hospital La Luz, expuso las líneas generales de la Neurología Geriátrica, afirmando que la demencia moderada o severa puede afectar al 2,5% de las personas mayores de 65 años y la leve a un 5-10%, siendo la enfermedad de Alzheimer uno de los trastornos más comunes de la tercera edad y responsable del 56% de los casos de demencia. La segunda parte de su intervención la dedicó a la nutrición en psicogeriatría, explicando que los pacientes neurológicos tienen un alto riesgo de desarrollar desnutrición energético-proteica. Los pacientes con enfermedades crónicas- Alzheimer, ELA, Parkinson y otras demencias-, sufren alteraciones en las necesidades energéticas y en el comportamiento alimenticio, originando cambios en el ritmo gastrointestinal y efectos secundarios por la medicación administrada.

La Dra. Fernández Rodríguez, manifestó que las cuestiones nutricionales en las demencias progresivas incluyen apraxia, es decir, los ancianos son incapaces de usar utensilios pero pueden todavía alimentarse por sí solos tomando los alimentos con los dedos. Indicó las dificultades de estos pacientes en la masticación, el rechazo de los alimentos y por consiguiente, la pérdida de peso. A medida que la demencia progresa, finalmente los pacientes son incapaces de comer o beber por si solos sin asistencia. Finalizó su intervención ofreciendo unos consejos útiles: mantener una adecuada higiene oral del paciente, evitar fármacos anticolinérgicos y cuidar la postura al comer, es importante que el paciente esté sentado y con la cabeza levemente inclinada hacia delante.

El geriatra del Hospital La Luz, Dr. Francisco Soria Perdomo, trató los factores nutricionales en la población anciana, afirmando que una dieta adecuada y bien estructurada es beneficiosa para nuestros mayores. Este especialista sugiere que la Dieta Mediterránea, dieta variada, nutritiva y saludable ayuda a prevenir enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación en estos pacientes mejorando el control de la hipertensión arterial, la diabetes y otras enfermedades.

Un estudio realizado en EEUU con 1.880 personas de edad avanzada, reveló que la incidencia de la enfermedad del Alzheimer en las personas que habían seguido estrictamente una dieta mediterránea, oscilaba entre un 32 y un 40% menor que en las que no la habían seguido. En definitiva, la dieta mediterránea, reúne una serie de características muy favorables para nuestra salud, afirmó el Dr. Francisco Soria.

La jornada se clausuró con la intervención del Dr. Valentín de Andrés González, responsable del Servicio Médico de la Residencia Sanyres de Villanueva de la Cañada, primer centro residencial de mayores en España que ofrece el tratamiento de enfermedades mentales que precisan de un control psiquiátrico especializado. La prestigiosa Clínica López Ibor colabora muy estrechamente con la Unidad de Psicogeriatría de Sanyres La Cañada.