osteoporosis_mayoresImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoHospital Quirón Donostia ha puesto en marcha la Unidad de Osteoporosis, integrada por especialistas en reumatología, ginecología, diagnóstico por imagen, nutrición y medicina del deporte, con el objetivo de diagnosticar y tratar adecuadamente esta patología así como ayudar a prevenirla. Y es que "es una epidemia silenciosa" avisa el doctor Antonio Egües, especialista en reumatología de Quirón Donostia y responsable de la nueva unidad, que no presenta síntomas "hasta que la pérdida de hueso es tan importante como para que se produzca una fractura sin motivo aparente". Según los estudios existentes, "actualmente la padecen más de dos millones de mujeres en España, y la cifra va en aumento debido al envejecimiento de la población". La osteoporosis afecta al 25% de la población postmenopáusica y se estima que es la causante de unas 25.000 fracturas cada año.


Qué es la osteoporosis y a quién afecta

Es una enfermedad esquelética caracterizada por la pérdida de masa ósea y el deterioro del tejido óseo por lafalta de calcio, lo que aumenta la fragilidad de los huesos y el riesgo de fracturas. Se trata de un trastorno prevenible y tratable, pero la falta de signos de alerta previos a la aparición de fracturas provoca que pocos pacientes sean diagnosticados y tratados en fases tempranas.

Afecta sobre todo a las mujeres tras la menopausia, es decir, cuando dejan de tener la menstruación, "porque los estrógenos, una de las hormonas que segrega la mujer durante su etapa fértil, facilitan el metabolismo del calcio en las mujeres", explica el doctor Koldo Carbonero, jefe de servicio de ginecología y obstetricia de Quirón Donostia. "Aproximadamente una de cada tres mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica, pero también uno de cada cinco hombres a partir de esa edad, por lo que no debemos considerarla una enfermedad exclusivamente femenina", añade el reumatólogo


Factores de riesgo

Algunos son inevitables, como la edad, el sexo o ciertas enfermedades, pero otros están relacionados con hábitos de vida y pueden ayudar a prevenirla. Los principales factores de riesgo para desarrollar osteoporosis y sufrir fracturas óseas son:

  • Ser mujer
  • Edad superior a 65 años
  • En las mujeres, menopausia antes de los 45 años
  • Antecedentes familiares de fractura de cadera (padres o hermanos)
  • Fractura previa por fragilidad, especialmente de cadera, columna o muñeca
  • Fumar
  • Consumir más de tres unidades de alcohol al día (más de una copa grande de vino al día)
  • Bajo peso (IMC inferior a 20 kg/m2)
  • Caídas en el último año
  • Padecer diabetes mellitus tipo 1 o 2, artritis reumatoide, y/o hipertiroidismo
  • Estar bajo tratamiento con glucocorticoides, inhibidores de la bomba de protones, y/o inhibidores de la aromatasa
  • Malnutrición crónica
  • Mala absorción intestinal

Cómo prevenirla: dieta y ejercicio

El metabolismo del calcio, es decir, su incorporación al organismo, especialmente a los huesos, requiere de los siguientes pasos:

  • Ingesta adecuada de calcio a través de la dieta, especialmente leche y sus derivados.
  • Absorción, mediada por la vitamina D, que se sintetiza en la piel gracias a la exposición al sol (10 minutos al día).
  • Fijación en los huesos, que se produce mediante el ejercicio físico.

"Por ello la prevención y el tratamiento de la osteoporosis se basa en la adecuación de los hábitos de vida, siempre de forma personalizada, teniendo en cuenta los antecedentes familiares y la historia clínica", aclara ladoctora Teresa Gaztañaga, especialista en medicina del deporte y experta en nutrición de Quirón Donostia. Y las mujeres deberían adecuar dichos hábitos a partir de los 30 años, cuando comienza la pérdida de calcio, y someterse a una valoración tras la menopausia, aunque no presenten síntomas, "para evitar fracturas de cadera o columna que minan la calidad y reducen la esperanza de vida", advierte Egües.


"En las fases previas prescribimos ejercicios de tonificación muscular, que pueden combinarse con ejercicio aeróbico, siempre adecuado a las características y estado previo de cada persona, y adaptamos la dieta", informa la doctora Gaztañaga. Una vez que el grado de osteoporosis implica el riesgo de fractura ante el menor golpe, se hace necesario recurrir al tratamiento farmacológico y seguimiento médico continuado.


Unidad multidisciplinar

En la Unidad de Osteoporosis de Quirón Donostia se aborda la prevención, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad desde un punto de vista multidisciplinar, bajo la coordinación del reumatólogo. Este es el responsable de evaluar cada caso y, según su edad, sexo e historia clínica, determinar la necesidad de realizar una o varias de las siguientes pruebas diagnosticas: densitometría, radiografías, analíticas de sangre y orina específicas. "Todas las mujeres deben someterse a una valoración de este tipo cuando llegan a la menopausia, y loshombres mayores de 50 años en caso de antecedentes familiares o factores de riesgo, para prevenir estas fracturas, cuyo pronóstico suele ser malo", concluye el reumatólogo de Quirón Donostia.