Madrid 29 de mayo de 2015.- El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, perteneciente a la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, celebró ayer, 28 de mayo, la XIV edición del Día Nacional de la Nutrición, dirigido a la importancia de seguir una alimentación saludable para la mujer embarazada y en período de lactancia.

Durante la Jornada los asistentes pudieron escuchar los consejos y recomendaciones a cargo de la Dra. Myriam Herrero Alvarez, de la Unidad de Gastroenterología y Nutrición del Servicio de Pediatría, de la Dra. Rosario Noguero Meseguer, Jefa de Servicio de Ginecología y Obstetricia y de Dña. María Sánchez de Miguel, Especialista en Enfermería Obstétrico-Ginecológica, todas ellas del Hospital Universitario Rey Juan Carlos.

La alimentación del recién nacido

Durante su charla titulada "Alimentación y nutrición en los primeros 1000 días", la Dra. Herrero habló de la "ventana de la oportunidad" y destacó que " muchos aspectos de la salud a largo plazo -relacionados con los sistemas endocrino/metabólico, digestivo/excretor e inmunitario- están "programados" por estímulos ambientales y la nutrición, siendo clave el aporte proteico durante los 1.000 primeros días de vida".

Tal y como relataba en su charla, se ha demostrado que el aporte excesivo de proteínas conduce a una mala programación metabólica y contribuye al crecimiento rápido y a la ganancia excesiva de peso, ejerciendo un impacto negativo a corto plazo, produciendo un aumento excesivo de los riñones y alterando la microflora intestinal, dando lugar a una menor concentración de bifidobacterias en las heces. Por todo ello se recomienda la lactancia materna como alimentación en el recién nacido y hasta los dos años, ya que es la que menor cantidad proteica contiene frente a fórmulas artificiales. Asimismo previene del desarrollo de alergias alimentarias y promueve la tolerancia oral

Según el estudio piloto ALSALMA, que evaluó la alimentación y consumo de nutrientes en menores de 3 años, el 96% de los bebés de 7 a 12 meses en España consumen un exceso de proteínas, mientras que los niños y niñas españoles de 13 a 36 meses ingieren 3,8 veces más proteínas de las recomendadas. Está comprobado que un alto consumo de proteínas en la infancia contribuye a mantener valores de IMC significativamente más altos a los 6 años y mayor riesgo significativo de obesidad a esa edad.

La importancia de alimentarse debidamente durante el embarazo

Por su parte la Dra. Noguero en su charla sobre "Recomendaciones Nutricionales en el embarazo" desgranó algunos consejos a seguir por las mujeres embarazadas relativas a una alimentación correcta: alimentos recomendados y alimentos y hábitos a evitar, la importancia de realizar una hidratación abundante, la ingesta de una pieza de fruta, un vaso de leche o un huevo duro entre comidas, la ingesta de alimentos fríos si se producen naúseas o vómitos, y la necesidad de realizar varias ingestas durante el día, no realizando ayunos prolongados superiores a 3 horas, fueron algunos de los aspectos puestos de manifiesto.

Asimismo, la Dra. Noguero dedicó una parte de la charla a aspectos relacionados con la vigilancia prenatal, como la importancia de consumir alimentos enriquecidos con yodo -consumo que debería iniciarse antes del embarazo o lo más precozmente posible, si el embarazo ya se ha iniciado y mantenerse hasta el final de la lactancia, salvo en pacientes con hipertirodismo.

Por último, se hizo referencia a la recomendación de mantener una dieta sana y rica en ácido fólico -verduras de hoja verde, lentejas, aguacates o nueces, entre otros-, siendo necesaria una suplementación con una dosis farmacológica de ácido fólico de 0,4 mg/día -ideal desde 1-2 meses antes del embarazo hasta la semana doce de gestación-.

Una apuesta decidida por la lactancia materna

La jornada se cerró con la participación de María Sánchez de Miguel,, que hizo un recorrido alrededor de distintos aspectos de la lactancia materna, poniendo de manifiesto que la leche materna es nutricionalmente idónea, protege de infecciones y alergias mejorando el sistema inmune, contiene factores de crecimiento y favorece el vínculo afectivo madre hijo.

Durante la charla, destacó además la importancia de la lactancia materna en la prevención de enfermedades en la infancia y a largo plazo, favoreciendo el desarrollo intelectual y disminuyendo el riesgo de muerte súbita del lactante y mejorando la respuesta a las vacunaciones. Finalmente, desgranó una serie de beneficios para la madre, tales como la disminución de pérdidas menstruales, recuperación más rápida del peso previo al embarazo y la disminución del riesgo de padecer cáncer de mama y de ovarios, así como de osteoporosis.

Tal y como relataba María Sánchez, "retirar la lactancia materna a un niño sin causa justificada expone al lactante y a su madre a mayor morbilidad a corto y largo plazo; hoy sabemos que las lactancias perdidas generan más gasto a la sociedad y problemas al medio ambiente".Dia Nutricion 2015

En la fotografía de izda. a derecha: Rosario Noguero, María Sánchez de Miguel y Myriam Herrero.