Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

Los Hospitales Públicos gestionados por Quirónsalud en Madrid analizan en la relación entre Covid-19 y enfermedades cardiovasculares en el Día Mundial del Corazón

Los centros celebraron el martes una “caminata virtual” y unas conferencias telemáticas para celebrar la onomástica

A pesar de las necesarias medidas de prevención y seguridad actualmente vigentes con motivo de la pandemia generada por el Covid-19, entre ellas la imposibilidad de realizar eventos formativos presenciales, los Hospitales Públicos gestionados por Quirónsalud en Madrid han querido también este año celebrar el Día Mundial del Corazón con una jornada en la que las iniciativas presenciales de otras convocatorias se sustituyeron por una actividad física compartida a través de las nuevas tecnologías y unas conferencias que pudieron seguirse en tiempo real por streaming.

Así, bajo el lema "Dale marcha a tu corazón", la jornada, celebrada el pasado martes, animó a numerosos participantes a realizar una "caminata virtual" y enviar una fotografía de su pulsómetro o aplicación con los kilómetros realizados en el día como mejor ejemplo de hábito cardiosaludable, y reunió en las conferencias "Enfermedades cardiovasculares y Covid-19" a profesionales de los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz (Madrid), Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba (Villalba).

2020 10 02 Desarrollo Jornada Día Mundial del Corazón2020 10 02 Desarrollo Jornada Día Mundial del Corazón

Y es que, como dijo el Dr. Koldo Villelabeitia, jefe del Servicio de Rehabilitación del hospital de Valdemoro y moderador de las conferencias, al dar la bienvenida a las más de 500 personas que las siguieron, "pese al obligado distanciamiento, los pacientes seguís siendo el centro de nuestra atención, y nuestro deber es seguir trabajando para que tengáis una vida lo más cardiosaludable posible, promoviendo e informándoos sobre hábitos que permitan evitar o reducir los factores de riesgo cardiovascular susceptibles de producir un evento cardiaco, desarrollar o hacer evolucionar una enfermedad cardiovascular".

Para ello, la primera charla, a cargo de la Dra. Petra Sanz, jefa del Servicio de Cardiología de los hospitales universitarios Rey Juan Carlos e Infanta Elena, hizo una aproximación a la relación entre las enfermedades cardiovasculares y el Covid-19, en la que se explicó que, si bien el riesgo de infección no es mayor en las personas afectadas por este tipo de patología, el coronavirus sí complica la situación clínica de este tipo de pacientes, de edad avanzada, con antecedentes de insuficiencia cardiaca, algún problema coronario (infarto, angina, fibrilación auricular…) o con determinadas patologías pulmonares, entre otras.

2020 10 02 Un momento de la intervención de la Dra. Sanz, en conexión con el Dr. Villelabeitia y Leticia López2020 10 02 Un momento de la intervención de la Dra. Sanz, en conexión con el Dr. Villelabeitia y Leticia López

La Dra. Sanz también recordó manifestaciones del Covid-19 relacionadas con el sistema cardiovascular, como una mayor incidencia de miocarditis, síndrome coronario agudo, insuficiencia cardiaca, arritmias o incluso muerte súbita, habiéndose relacionado estos dos últimos casos con los fármacos utilizados para abordar la infección.

Sin embargo, también reconoció que, como ya se ha dado a conocer durante estos meses, durante las semanas de mayor impacto de la pandemia, se comunicaron hasta un 40 y 50 por ciento menos de ingresos por infarto agudo de miocardio y otras enfermedades cardiovasculares. "Se cree que esto se debió al miedo a contagiarse al acudir al hospital, un déficit o retraso en el diagnóstico por la situación del sistema sanitario y el riesgo competitivo que supuso el Covid-19", dijo, señalando el empeoramiento en el pronóstico que implica la demora en la detección y tratamiento de estas patologías, o su posible peor evolución derivada de un control deficiente de los factores de riesgo en este periodo.

Para paliar esta situación, la cardióloga insistió en la importancia de mantener un correcto cumplimiento terapéutico y de acudir al hospital ante cualquier problema o síntoma preocupante y detalló el esfuerzo realizado por la citada red hospitalaria para impulsar las estrategias no presenciales -implementadas hace años en estos centros, pero intensificadas con motivo de la pandemia-, ya que permiten minimizar riesgos de contagio sin detrimento de un adecuado control de las enfermedades no covid, como las cardiovasculares.


Rehabilitación cardiaca, nutrición y afectación psicológica en tiempos de Covid-19

Por su parte, el Dr. Ignacio del Villar, jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, relató los cambios que la llegada del nuevo coronavirus ha supuesto para la rehabilitación cardiaca, cuyos objetivos son mejorar la calidad de vida, el control de los factores de riesgo y el bienestar psicológico, aumentar la supervivencia y favorecer la reincorporación de los pacientes a su vida.

En este sentido, destacó ayudas como las nuevas tecnologías, que se han convertido en grandes aliadas para ayudar a los pacientes a alcanzar sus objetivos de rehabilitación cardiaca de forma personalizada, incluso en la situación vivida y actual, y recordó las claves para lograrlo: "para promover y mantener la salud cardiovascular es necesario establecer un hábito de ejercicios, fundamentalmente aeróbicos, a una intensidad moderada, un mínimo de 45-60 minutos, y cinco días a la semana, siempre respetando la frecuencia cardiaca prescrita por el médico, sin que la fatiga impida hablar ni llegar al agotamiento".

Ahondando en este ámbito, las jornadas también incluyeron un taller práctico de rehabilitación cardiaca impartido por Sol Cercadillo, fisioterapeuta del hospital mostoleño, dirigido a mejorar parámetros como la condición física general, fuerza, masa corporal, actividad diaria y riesgo de caídas o problemas asociados, como la diabetes, la sarcopenia, la artritis, la depresión o la fragilidad. Y es que, como recalcó la especialista, "es importante seguir cuidándose y haciendo ejercicio incluso con los condicionantes que en cada momento nos imponga la situación actual, adaptándose al contexto, las posibilidades y las limitaciones de cada paciente".

Asimismo, también son importantes los consejos sobre nutrición en el ámbito de las enfermedades cardiovasculares. Por eso, Leticia López, nutricionista del Rey Juan Carlos, ofreció numerosas y útiles pautas para seguir una dieta lo más cardiosaludable posible. "Una estrategia integral para disminuir la morbilidad y la mortalidad cardiovascular debe incluir siempre una dieta cardioprotectora", indicó.

En cuanto a los pacientes afectados o en recuperación por el Covid-19, esta recomendación es igualmente vinculante, siempre adaptada a cada caso. "Hemos visto que las personas infectadas por el coronavirus pierden mucho peso, y cuando recuperan peso lo hacen lentamente y a expensas de la masa grasa, y no de la masa muscular, que es la que la han perdido, por lo que en estos casos hay que reforzar la ingesta proteica en la dieta", apuntó.

Por último, los aspectos psicológicos relacionados con el Covid-19 y las enfermedades cardiovasculares también se abordaron en las conferencias ya que, como dijo Belén Rodríguez, psicóloga clínica del Hospital Universitario General de Villalba, "el dolor de corazón que todos sentimos en esta situación, si no se hace una evaluación psicológica, puede convertirse en dolor físico y producir patologías físicas".

Y es que la pandemia ha cambiado nuestra forma de percibir el mundo exterior, y puede causar efectos psicológicos como la ansiedad, la tristeza, la ira o la impotencia que, a su vez, y en función de su frecuencia, duración e intensidad, pueden derivar en trastornos de ansiedad, depresión, hostilidad y problemas personales y estrés, con la potencial asociación que estos cuadros pueden tener en un mayor riesgo de sufrir o empeorar una enfermedad cardiovascular.

Visto así, el Covid-19, así como los cambios en los hábitos y conductas que ha generado, se ha convertido en un factor de riesgo de problemas psicológicos -con componentes específicos en pacientes cardiovasculares- que deben abordarse con estrategias de individualizadas para que no evolucionen en problemas físicos, apostilló la especialista.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a nivel mundial, produciendo 17 millones de muertes al año, de las que el 80 por ciento son evitables con hábitos de vida saludables como llevar una dieta sana y equilibrada, evitar conductas sedentarias, gestionar la ansiedad y la depresión que afectan a nuestra salud y controlar los factores de riesgo cardiovascular, como la tensión, la glucemia y el colesterol, concluyó el Dr. Villelabeitia.

El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz

El Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, fundado hace más de 80 años por el Dr. Carlos Jiménez Díaz, mantiene un concierto con la sanidad pública desde el año 1953, por el que presta servicio sanitario público a la sociedad española.

Siguiendo los compromisos del grupo al que pertenece, Quirónsalud, sus profesionales llevan a cabo labor asistencial, docente e investigadora. Así, mantiene acuerdos con la Universidad Autónoma de Madrid, entre otras entidades, y cuenta con su propia Escuela de Enfermería. Su Instituto de Investigación Sanitaria fue creado en 2009 por Convenio con la UAM y acreditado en 2010 y reacreditado en 2015 por el ISCIII para un periodo de 5 años.