La alergia a la sandía, caracterizada por picores leves en la boca y que afecta a unos 180.000 españoles que ya son alérgicos al polen, está provocada por tres proteínas presentes en la pulpa de este alimento, según el hallazgo realizado por un equipo de alergólogos de la Fundación Jiménez Díaz. Los alérgenos responsables son dos enzimas, la malato deshidrogenasa (MDH) y la triosa fosfato isomerasa (TPI), y la profilina, una proteína ampliamente distribuida en frutas y pólenes, explicó el jefe asociado del Departamento de Inmunología de dicha entidad, el doctor Fernando Vivanco.
Fuente: Consumer Eroski