El infarto de miocardio presenta un perfil proteómico característicos en el que los monocitos circulantes expresan proteinas que no aparecen en personas sin infarto.
Fuente: Diario Médico