El pasado sábado 8 de septiembre sufrimos unas fuertes inundaciones en distintas partes del hospital: esterilización, REA, parte del quirófano híbrido, en diagnóstico por la imagen, docencia, banco de sangre, observación de la urgencia y distintos pasillos de todo el edificio.

Las causas de la inundación fueron múltiples: desprendimiento de conducto de agua caliente, fuertes lluvias que superaron en algunos tramos las cubiertas provisionales de la obra y la condensación de agua al bajar la temperatura de los conductos de agua caliente y volver a recuperar la temperatura después de la reparación.

Queríamos daros las gracias a todos por la ayuda que, una vez más, habéis mostrado. El equipo de limpieza, mantenimiento y todo el personal del centro que se encontraba en las zonas afectadas (DXI, urgencias, QX, Banco de Sangre) ayudó achicando el agua, cubriendo equipos, moviendo pacientes y coordinando todas las actividades de puesta a punto de los servicios.

También a todo el equipo de quirófano y UCI (cirujanos, enfermeros, anestesistas, intensivistas…) que hizo muy fácil el movimiento de los pacientes a pesar de las dificultades añadidas al día a día.

En definitiva: ¡Gracias a todos por arrimar el hombro!

Por parte de la constructora se han tomado medidas adicionales para evitar que estas inundaciones vuelvan a darse. Esperemos que así sea. La buena noticia es que, como estaréis viendo, el nuevo edificio va ganando en altura y pronto podremos disfrutar de nuevas y ampliadas instalaciones.

Un cordial saludo,
Francisco Bermúdez Giardín
Director Gerente Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.