Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han conseguido, mediante diagnosis genético preimplantacional (análisis genético y selección de embriones), el nacimiento de un niño sin fibrosis quística en una familia que presentaba un alto riesgo de transmisión hereditaria de la enfermedad dado que los padres eran portadores de mutaciones raras del gen CFRT y que la madre tenía una edad de riesgo de descendencia con alteraciones cromosómicas.
Fuente: AZprensa.com