Un equipo de alergólogos de la Fundación Jiménez Díaz ha identificado tres proteínas presentes en la pulpa de la sandía que son las responsables de la alergia a este alimento, caracterizada por picores leves en la boca y que afecta a unos 180.000 españoles que ya son alérgicos al polen.
Fuente: Europa Press