Saltar al contenido

¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?
¿Qué puedes hacer en Mi Quirónsalud?

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

imagen icono documento

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Acceso rápido a documentos de analíticas de Quirónsalud

Para acceder a la analítica debes haber recibido previamente un mail o sms informando de su disponibilidad.

Completar campo

/ /

Completar campo

Fecha errónea

Completar campo

A los efectos de acceso a la historia clínica del menor, declaro y certifico que, en la actualidad, ostento la patria potestad sobre el/la menor, comprometiéndome, en caso de que por cualquier eventualidad pierda la patria potestad o tutela sobre el/la menor, a comunicarlo con carácter inmediato al Hospital.

Debes aceptar las condiciones

El lipofilling vulvovaginal mejora la salud y la calidad de vida de las mujeres con síndrome genitourinario

Entre el 70 y el 80% de las mujeres postmenopáusicas sanas, a partir de los 55 años empiezan a sufrir una serie de síntomas relacionados con la falta de estrógeno. Estos síntomas se recogen en lo que llamamos Síndrome genitourinario, anteriormente conocido como atrofia vulvovaginal.

La causa del Síndrome genitourinario es la deprivación de estrógeno. El tracto genitourinario femenino es particularmente sensible a los efectos de esta hormona ya que son tejidos con un alto número de receptores estrogénicos. La consecuencia es la disminución del colágenos y elastina de los tejidos, la reducción de la vascularización del tejido, adelgazamiento de epitelio y reducción de la elasticidad.

Síntomas principales del síndrome genitourinario


Los tres síntomas principales de este síndrome son las infecciones de orina de repetición, la sequedad vaginal y la dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales).

"Habitualmente las pacientes llegan a la consulta con estos problemas" explica la Dra. Marta Yuste, especialista en cirugía íntima del Servicio de Cirugía plástica estética y regeneradora del Hospital Universitari Dexeus del Institut Ruiz CastillaEste enlace se abrirá en una ventana nueva. "Los tres son consecuencia de un cambio ANATÓMICO Y de pH en la zona vaginal debido a la falta de estrógenos".

Durante la fase estrogénica del ciclo menstrual, las células de la vagina son capaces de metabolizar la glucosa, el nutriente principal del lactobacilo encargado de mantener el pH sano. Con la menopausia, finaliza el aporte de estrógeno y el lactobacilo desparece de nuestra microbiota dando paso a otras bacterias que modifican el pH.

"Lo que vemos es que las paredes de la vagina han perdido volumen y no tienen pliegues internos además de presentar un color nacarado en vez del color rosado sano" afirma la Dra. Yuste. "Todos estos cambios afectan en mayor o menor medida a la calidad de vida de estas mujeres y a sus relaciones sexuales".

Dada la alta prevalencia e impacto de esta patología, se está investigando en alternativas eficaces a la terapia hormonal sustitutiva, como el uso del láser o la infiltración de ácido hialurónico. Sin embargo, la alternativa que aparece como una herramienta útil para dar una solución definitiva del Síndrome genitourinario es el lipofilling vulvovaginal, es decir el injerto de células grasas de la propia paciente en la vulva y paredes vaginales.

Injerto de células grasas

"Se trata de una cirugía sencilla en la que extraemos las células grasas de la paciente a poder ser cercanas a la zona genital, las tratamos y las colocamos en vulva y vagina a través de cánulas por lo que no queda ninguna cicatriz" explica la Dra. Yuste.

La paciente puede hacer vida normal en 24-48h. "Nuestra experiencia en esta técnica quirúrgica nos demuestra que se trata de un tratamiento eficaz para la atrofia vulvovaginal que consigue modificar el pH vaginal observando un aumento del volumen y de la elasticidad, así como del flujo sanguíneo. La presencia de células madre y de factores de crecimiento en el injerto provoca una mejora en la calidad de los tejidos"

"De este modo" añade la Dra. Marta Yuste "además de mejorar la estética, reposicionamos el meato urinario de forma que evitamos las infecciones de orina. Las pacientes se sienten más cómodas y pueden volver a utilizar ropa estrecha, ir en bicicleta y recuperar actividades que las molestias del síndrome les habían impedido realizar en un momento u otro".

En referencia a la actividad sexual, la especialista comenta que las pacientes tratadas reportan un mayor interés y deseo sexual, un aumento de la actividad sexual y mejoras en la lubricación. "En general, el lipofilling permite a las pacientes reiniciar una sexual activa satisfactoria" concluye la Dra. Yuste.

El síndrome genitourinario también puede afectar a pacientes que se han sometido a tratamientos oncológicos o que padezcan liquen escleroatrófico vulvar o patología traumática vulvovaginal.