Lorenzo, de 22 años, se cayó mientras se entrenaba con una moto de motocross cerca de Montmeló cuando rodaba a baja velocidad, unos 30 km/h., pero se lastimó la mano derecha en el accidente.