El martes pasó por el quirófano del Hospital General de Catalunya con el objetivo de someterse a una pequeña intervención. La finalidad no era otra que extraerle una placa de titanio que le fue colocada en la clavícula izquierda tras dos caídas sufridas en 2005 en el GP de Catalunya y en unos entrenamientos en Cheste. Lo curioso es que Jorge Lorenzo anunció la noticia a sus amigos del portal Twitter y no a través de los medios tradicionales.
Fuente: Sport.es