El descubrimiento del origen genético del cáncer a principio de los años ochenta y la posterior generación de tratamientos cada vez más sofisticados y personalizados ha hecho cambiar totalmente las expectativas futuras del diagnósticos y su tratamiento.
Fuente: El Faro de Vigo