cirugia3d_web


La Clínica La Luz ha incorporado el uso de la tecnología en tres dimensiones (3D) para sus intervenciones de cirugía mínimamente invasiva, lo que permitirá a los cirujanos de este centro sanitario incrementar la precisión de las intervenciones y minimizar los riesgos para el paciente.

La aplicación de la tecnología 3D viene a solucionar un problema clásico de la laparoscopia, (técnica que permite operar a través de pequeños orificios, evitando la cirugía abierta): las limitaciones de visión del cirujano, que hasta ahora observaba el interior del paciente a través de un monitor que ofrecía imágenes en sólo dos dimensiones, perdiéndose por tanto la percepción de profundidad.

La pericia del cirujano y la propia capacidad del cerebro humano han venido supliendo esta carencia de la laparoscopia tradicional, pero ahora, gracias a la tecnología 3D, el médico puede obtener la misma información espacial de los órganos y tejidos del paciente que en la cirugía abierta, pero con una mejor calidad de imagen del campo quirúrgico. Además, esta novedosa técnica no sólo otorga al cirujano un grado de percepción espacial inalcanzable hasta ahora sino que, gracias a la fidelidad de las imágenes que se ven en el monitor de alta definición, reduce la fatiga del especialista incluso en intervenciones prolongadas.

El sistema está formado, básicamente, por un laparoscopio (aparato dotado de una cámara de vídeo y una fuente de luz que se introduce a través de un orificio practicado en la cavidad abdominal), un sistema de recepción y gestión de vídeo, un monitor de alta definición y unas gafas especiales, todo ello basado en la tecnología 3D.

La incorporación de esta tecnología para determinadas operaciones que hasta ahora se venían realizando a través de la vía laparoscópica tradicional supondrá, en palabras del doctor Manuel Miras, jefe de la Unidad de Cirugía Laparoscópica de la Obesidad de La Luz, "una mayor precisión a la hora de realizar intervenciones complejas, con todo lo que ello supone en materia de reducción de tiempos de cirugía y de minimizar posibles riesgos para el paciente".

A su juicio, esta novedosa tecnología se podrá utilizar, sobre todo, en operaciones de cirugía de la obesidad mórbida, intervenciones de cáncer de recto y esófago y hepatectomía (extirpación de parte del hígado), entre otras.

Aunque hubo una época en la que los beneficios de esta técnica se veían limitados por la marcha del propio avance tecnológico, las últimas plataformas de cirugía en 3D han superado todas las limitaciones del pasado, tal como ponen de manifiesto los últimos estudios publicados al respecto en la literatura científica internacional. Así por ejemplo, un estudio publicado recientemente en elJournal of Experimental & Clinical Cancer Research por especialistas del Instituto Nacional de Cáncer Reina Elena de Roma (Italia) demostraba que esta tecnología, en este caso aplicada a una extirpación de la glándula tiroides, es "segura y efectiva" y proporcionaba a los cirujanos "una buena percepción de profundidad y un reconocimiento más sencillo de las estructuras anatómicas".

Otra investigación reciente, liderada por el doctor Pitmin Storz, del Hospital Universitario de Tubinga (Alemania) y publicada enSurgical Endoscopy, concluye que, frente a la modalidad tradicional de dos dimensiones, la nueva tecnología 3D "permite al cirujano trabajar más rápido sin causar daño y además, en operaciones complejas, mejora la seguridad del paciente".