femtocartel

Los oftalmólogos de La Luz, durante una operación con láser de femtosegundo.


Los especialistas de la Unidad de Oftalmología de la Clínica La Luz han empezado a utilizar en sus intervenciones quirúrgicas la última tecnología en cirugía de la córnea, el láser de femtosegundo, que supone una notable mejora para la realización de técnicas reconstructivas (trasplantes), arquitectónicas (queratocono) y actuaciones sobre el cristalino (cirugía de catarata), minimizando los riesgos para el paciente y optimizando los resultados.


El láser de femtosegundo permite realizar incisiones en la córnea ajustables según los requerimientos de cada caso y con una precisión de hasta una micra (una milésima de milímetro). Además, tal como coinciden en señalar los doctores Javier García Gil de Bernabé, Consuelo López Abad, Carolina Donate López y Laura Palmero Fernández, integrantes del equipo de cirugía de la córnea en La Luz, esta novedosa tecnología disminuye notablemente la incidencia de complicaciones y de molestias para el paciente en el posoperatorio inmediato, evitando en muchos casos suturas y astigmatismos indeseados.


Por lo general, la cirugía corneal asistida con láser de femtosegundo es de corta duración y rara vez el paciente permanece más de 20 minutos en el quirófano. En la mayoría de los casos la intervención se realiza con anestesia en gotas y habitualmente precisa un tratamiento posoperatorio poco complejo.


CIRUGÍA PERSONALIZADA

En concreto La Luz se ha dotado con la tecnología Ziemer LDVEste enlace se abrirá en una ventana nueva, capaz de realizar tratamientos en córnea ajustables en diámetro, profundidad, curvatura, angulación y, en los casos en que es necesario, túneles y bolsillos intraestromales para implantes. Asimismo resulta de gran utilidad para afrontar la cirugía de catarata desde un punto de vista más moderno, eficiente y sobre todo seguro.

Tal como explica el doctor Juan Donate López, responsable de la Unidad de Oftalmología de La Luz, la rápida actualización de los equipos y pautas de actuación obliga siempre a contar con las últimas versiones de los equipos quirúrgicos para ofrecer las máximas garantías a los pacientes.


"Disponer de las actualizaciones de la tecnología nos pone en disposición de simplificar y mejorar el pronóstico de las patologías más complejas, en especial de aquellas susceptibles de técnicas de reconstrucción corneal, e incluso afrontar algunos defectos refractivos que ahora mismo suponen un reto para los especialistas", señala el doctor Donate.