dia_madre_okImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl próximo domingo, 3 de mayo, se celebra el Día de la Madre, también de aquellas que deciden serlo solas. Según el Instituto de la Mujer, entre 2002 y 2011 se cuadriplicó en España el número de familias encabezadas por una madre soltera, alcanzando la cifra de 131.800 familias. La ley y las técnicas de reproducción asistida permiten ser madres a aquellas mujeres sin pareja que lo deseen. "El tratamiento más habitual es la inseminación artificial con semen de donante", explica la doctora Miren Mandiola, directora del laboratorio de reproducción asistida de Quirón Donostia, donde el 40% de estos casos corresponden ya a este perfil. Se trata de una de las técnicas más sencillas y se aplica cuando no existen problemas de fertilidad en la mujer. "El resto son parejas del mismo sexo y heterosexuales en las que el semen del varón no es válido para lograr un embarazo", añade la especialista.


"Son mujeres de entre 37 y 41 años", informa la doctora Charo Jiménez, responsable de reproducción asistida de Quirón Bilbao, donde estos casos se han duplicado en los últimos dos años. "La fertilidad desciende sobre todo a partir de los 40 años, cuando se recomienda recurrir a la fecundación in vitro para lograr el embarazo", añade. Todas ellas son mujeres con un nivel alto de estudios, independencia económica y seguras emocionalmente "hay que serlo para romper con los caminos establecidos", indicaVicenta Giménez, psicóloga especializada de la Unidad de Reproducción Asistida de Quirón Donostia. Además, suelen contar con ayuda familiar.


Recurrir a semen de donante

"Es un proceso totalmente seguro, tanto para el donante como para la receptora y el niño, amparados por la ley de reproducción asistida vigente en nuestro país, una de las más avanzadas de Europa", señala la doctora Mandiola. "Las pruebas médicas, psicológicas y genéticas, así como los requisitos de calidad seminal a las que deben someterse los candidatos para donar hacen que sólo cerca del 10% sean aceptados", añade Iratxe Ausín, embrióloga del laboratorio de Quirón Bilbao. Con ello se garantizan unas altas tasas de embarazo y se evita la transmisión de enfermedades a los niños nacidos mediante esta técnica.

La donación de semen es un proceso anónimo; el donante no puede conocer la identidad de la receptora ni de los niños, y al revés.


"Solo soy madre"

Marifé Antón fue madre soltera a los 30 años, y su hija tiene ya 12. "Yo considero que solo soy madre, mi hija no tiene padre y nunca he considerado necesario sustituirlo", afirma convencida, "lo que sí me toca hacer a veces son funciones que en una familia convencional son realizadas por el padre, pero sólo con las que yo estoy cómoda". En este sentido, Vicenta Giménez explica que "para la crianza de los hijos es necesario cumplir la función afectiva y la de marcar límites". Tradicionalmente la madre asumía la primera y el padre la segunda, pero "hoy en día estos papeles se invierten de manera habitual, además en una sociedad matriarcal como la nuestra la mujer ya asume habitualmente ambas funciones". Por tanto, "no tiene sentido hablar de que las madres solteras cumplen también el rol del padre; son familias monoparentales y no hay que compararlas con el modelo de familia tradicional", aclara la psicóloga.


Cómo explicar su origen a los hijos

Los psicólogos especializados coinciden en la conveniencia de explicar su origen a los hijos, tanto en caso de madres solteras como en otros, pero ¿cuándo? "A los 3-4 años es la edad ideal, que es cuando empiezan a interesarse por cómo nacen los niños y empiezan a preguntar", aconseja Cristina Pérez, psicóloga de Quirón Bilbao. Y ¿cómo hacerlo? "A través de cuentos que utilicen un lenguaje adaptado a los niños", indica Sagrario Martín, psicóloga del mismo centro. "Cuando es pequeño se debe explicar de manera sencilla, hablándole del deseo de ser madre y de cómo fue al médico para que le diera la semillita gracias a la que llegó él", pone el ejemplo Vicenta Giménez, "y según va creciendo se trata de adaptar el mensaje a la edad".

"En mi caso lo vivimos día a día desde su nacimiento y cuando empezó a estudiar temas de la fecundación le fui explicando cómo había sido la suya, pero sin darle mucha importancia", relata Marifé. "Yo creo que lo mejor es hablarlo de forma natural, no como algo positivo ni negativo, lo más importante es que la madre esté cómoda con ello, los niños tienen una mentalidad muy abierta y no tienen ningún problema en aceptarlo si se les presenta como algo normal", aconseja.


Los retos de la maternidad en solitario

Las dificultades de la maternidad en solitario no son distintas que las que lo son en pareja, pero al ser una persona sola, compaginar el trabajo con el cuidado de los hijos suele ser el principal reto. También lo son encontrar tiempo para una misma y la educación de los hijos. "Por un lado te evitas los enfrentamientos con la pareja sobre cómo criar a tus hijos, pero a la vez te falta otro punto de vista", incide Marifé. Siempre queda hablarlo con amigos y familiares y la satisfacción de recibir todos los besos y abrazos de tus hijos.

"Socialmente la percepción de las madres solteras está cambiando a mejor, pero todavía existen prejuicios y barreras para las familias monoparentales en el ámbito fiscal y de derechos sociales", señala Marifé.

Como vicepresidenta de la Asociación de Madres Solteras por Elección, Marifé Antón recomienda compartir sus dudas a las mujeres que estén pensando en dar el paso y a las que ya lo han dado, conocer a más familias como la suya para encontrar apoyos y favorecer la integración.


Nuevos modelos de familia

"La maternidad en solitario no es el único nuevo modelo de familia", señala Vicenta Giménez, "actualmente convivimos parejas sin hijos, con hijos, madres o padres solteros con hijos, parejas formadas por personas del mismo o distinto sexo…y es que hay distintas maneras de ser feliz y lo que define a una familia es el amor y no el perfil de sus integrantes", explica."Hace tan solo dos siglos los matrimonios se organizaban con el objetivo de unir las tierras y los hijos eran la fuerza de trabajo, con la llegada de la industria la mujer se ocupaba del trabajo doméstico y de la crianza de los hijos, después se incorporó al mundo laboral, y ahora el matrimonio y ser madre o padre ya no se vinculan de forma natural y los roles son independientes de sexo". "De hecho, continúa-_ya existe un movimiento para cambiar la celebración del día del padre y de la madre por el día de la familia, de todos los modelos de familia".