A lo largo de su ponencia, el doctor Egido se referirá a la diabetes ?como una enfermedad devastadora que afecta a millones de personas en todo el mundo y con un incremento constante en los últimos años debido en gran parte a la gran prevalencia de la obesidad?.No en vano, se estima que para el año 2030 existirán en el mundo más de 340 millones de diabéticos.

El ponente incidirá en cómo ?el aumento permanente de la glucemia induce grandes cambios en las células que recubren todos los vasos del cuerpo?. Y cómo el examen médico más sencillo y barato ?es la detección de la albúmina en la orina (microalbuminuria)?.

Este examen, indica el doctor Egido ?está disponible hoy en día casi de rutina en todos nuestros ambulatorios y, es por tanto accesible, al médico general. Todo paciente diabético debería tener un examen de orina en los primeros años de su diagnóstico. La existencia de microalbuminuria, no es sólo el primer signo de daño renal, sino que además, predice la aparición de retinopatía y de eventos cardiovasculares mayores (infartos)?.

Además, precisa el doctor Egido, ?la importancia de la microalbuminuria radica en que, al menos al principio, es reversible mediante un control estricto de la glucemia y de la tensión arterial, sobre todo con fármacos que bloquean la generación de la Angiotensina II?.

Por otra parte, y en relación al abordaje terapéutico de los pacientes diabéticos, el doctor Egido defiende que ?ha mejorado de manera muy importante en los últimos años. Además, los fármacos son realmente efectivos, al menos en las fases iniciales de la enfermedad. Las medidas generales (dieta, ejercicio físico, pérdida de peso, dejar de fumar y otras) son importantes en cualquier estadio de la enfermedad pero, sobre todo, al principio. Los pilares del tratamiento residen en un control estricto de la glucosa, de la tensión arterial y de los lípidos. Varios estudios han demostrado que el tratamiento intensivo de estos pacientes (marcándose objetivos concretos) es superior al tratamiento con los mismos fármacos de una manera más laxa (es decir, el paciente toma los medicamentos pero sin intentar que la glucosa, los lípidos y la tensión arterial estén en unos valores concretos)?.

En este sentido, insiste el doctor Egido, ?los ciudadanos deben aprender que el cuidarse (dieta, ejercicio físico, peso adecuado, dejar de fumar etc...) constituye el arma más poderosa para evitar la plaga que se nos viene encima con la conexión perversa sobrepeso/obesidad y diabetes?.

En general, reitera Jesús Egido, ?las medidas terapéuticas comentadas suelen ser bastante eficaces en las fases iniciales de la enfermedad (como tantas veces en Medicina). Sin embargo, una vez que la enfermedad vascular y renal está establecida son claramente menos eficaces. Por todo ello se están realizando muchos estudios en todo el mundo refinando los tratamientos conocidos o estudiando otros nuevos con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias o antifibróticas?.

De hecho, el grupo que lidera el doctor Egido, lleva varios años estudiando los efectos adversos de un péptido como la Angiotensina II sobre el daño vascular y renal. En este sentido han sido pioneros en el estudio de los mecanismos por los cuales la Angiotensina II está implicada en la inflamación y fibrosis en dichos órganos. También han contribuido a desarrollar y consolidar el efecto antiinflamatorio de una familia de fármacos como son las estatinas, muy importantes para disminuir los niveles de colesterol en sangre. ?Conviene recordar, sin embargo, que el mayor avance en la diabetes vendrá del campo de la prevención?, concluye el doctor Jesús Egido.

El ponente Jesús Egido de los Ríos es aragonés, nacido en La Almunia de Doña Godina y criado en Zaragoza donde estudió Medicina. Catedrático de Medicina en la Universidad Autónoma de Madrid. Jefe del Servicio de Nefrología e Hipertensión. Director del Laboratorio de Patología Renal y Vascular de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid. Autor de más de 400 publicaciones en revistas internacionales. Creó un grupo de investigación clínica y básica conocido internacionalmente.
Fuente: noticias de salud