Actualmente, y tras la aprobación de dicho test en España, ya hay 10 comunidades autónomas -Asturias, País Vasco, La Rioja, Navarra, Cataluña, Aragón, Castilla y León, Madrid, Murcia y Extremadura- que han incorporado esta herramienta de diagnóstico a su cartera de servicios y la utilizan en el ámbito hospitalario para determinar qué pacientes sufren hipercolesterolemia familiar y poder aplicar los tratamientos adecuados para reducir el colesterol y prevenir el infarto de miocardio.
Fuente: Diario Salud