En las próximas horas será explorado de nuevo por los facultativos del centro médico para revisar el estado de los destrozos ocasionados por el morlaco, por lo que su gente de confianza se muestra cauta a la hora de poner fecha al alta hospitalaria.

Del mismo modo, tampoco hablaron de su posible vuelta a los ruedos. Talavante afronta un septiembre cargado de corridas, lo cual hace más dura su convalecencia, puesto que se perderá varios compromisos que tenía ya apalabrados. Las citas más cercanas son las de Ejea de los Caballeros (Zaragoza), Mérida (Badajoz), Cabra (Córdoba), Pozuelo de Alarcón (Madrid) o Santoña (Santander), donde será muy complicado que el diestro pueda torear si no se restablece de sus heridas.